8 abr. 2013

El reconocimiento estatal a Asteleiros Triñanes da fuerza a la carpintería de ribera

El reconocimiento estatal a Asteleiros Triñanes da fuerza a la carpintería de ribera:


Gerardo Triñanes, responsable de la empresa boirense Asteleiros Triñanes, tenía razones ayer para estar extraordinariamente orgulloso de sí mismo y de su negocio. El ministro Soria le entregó en Madrid un diploma que acredita a su firma como finalista de los premios nacionales de artesanía. Pero la humildad que le caracteriza hacía que, en lugar de recrearse en este galardón, optase por compartir protagonismo: «Estou contento polo que significa a nivel persoal pero tamén para a carpintería de ribeira en si e para o produto galego». Y es que, sin duda, este reconocimiento da empuje a un sector que conjuga a la perfección tradición e innovación: el de los carpinteros navales en madera de Galicia.
Cinco eran las empresas que competían para hacerse con el galardón nacional de artesanía. Se lo llevó un taller de cerámica de Valencia. Y a las otras cuatro, entre las que figura Asteleiros Triñanes, se les entregó un diploma. Aunque la firma boirense no ganase en esta convocatoria, lo cierto es que el mero hecho de figurar entre las finalistas es un premio de por sí, ya que se trata de un reconocimiento al más alto nivel. De hecho, Industria señala que las empresas a las que se premia por su labor llevan a cabo «actuaciones reconocidas generalmente como excelentes y ejemplares en el campo de la artesanía contemporánea».
Arropado por su familia
Precisamente, una de las evidencias de que se trata de un certamen de élite es que el propio ministro fue el encargado de entregarlos. Gerardo Triñanes no estuvo solo para recogerlo. Lo hizo acompañado por su familia. Cabe recordar que sus astilleros son una empresa familiar, sacada adelante con el esfuerzo de varias generaciones, como un emocionadísimo Gerardo Triñanes dijo en el año 2009 cuando el empresariado barbanzano le concedió el Dolmen de Ouro. Ese día, con un recuerdo a su padre, puso la emoción a flor de piel a todo el salón.
Y ayer volvía a ser un día de emotividad. Triñanes dijo desde Madrid: «Claro que isto significa moito para min, significa moitísimo». Y el alcalde boirense completó su frase: «É un orgullo para toda Galicia. Porque isto é un premio ao noso, ao mellor da nosa terra, a un sector intimamente ligado ao mar».
Luego, ambos destacaron la importancia de que en ese mismo acto se entregase el premio Promociona para entidades públicas a la Fundación Centro Galego da Artesanía e o Deseño, cuya gerente, Elena Fabeiro, es de Boiro. Precisamente, Fabeiro estuvo en el acto en Madrid acompañada de la directora xeral de Comercio, Sol Vázquez.
Aunque competían en distintas categorías, los reconocimientos a la fundación y a los astilleros boirenses están íntimamente ligados, ya que tienen relación. Además, la Xunta respaldaba la candidatura de la empresa de Gerardo Triñanes para que se hiciese con el premio nacional de artesanía. No pudo ser esta vez. Pero, sin duda, habrá muchas más. Porque si algo quedó claro ayer es que el esfuerzo hecho estos años a favor de un sector tan emblemático en Galicia como la carpintería de ribera merece la pena y empieza a dar sus frutos.
«Isto significa moito para min, a nivel particular e tamén para a carpintería de ribeira»
Gerardo Triñanes
«É un orgullo que recoñezan a unha empresa que é un exemplo de traballo e dedicación»
Juan José Dieste

No hay comentarios:

Publicar un comentario