15 ene. 2012

O Grove se perfila como sede de un museo de carpintería de ribera que haría de auditorio - Faro de Vigo


MANUEL MÉNDEZ - O GROVE El Auditorio do Mar que iba a ser construido en la explanada situada tras la lonja, según prometió el PP en la campaña electoral de las municipales, parece completamente descartado. Ahora el gobierno tripartito y Portos de Galicia trabajan en un proyecto mucho más ambicioso, y si cabe espectacular, que pasa por situar en pleno centro de O Corgo, y por extensión en el corazón de la villa meca, lo que sería el museo de la carpintería de ribera de Galicia.

Hace días, el propio alcalde, Miguel Pérez, indicaba que el tantas veces prometido auditorio no se construirá finalmente en la explanada situada tras la lonja. Aquella negación del regidor fue la primera pista sobre el nuevo proyecto, el mismo en el que se plasma la construcción de ese museo de la carpintería de ribera,

Hacerlo realidad no solo supondría por sí solo una importante contribución a la proyección de O Grove, sino que llevaría aparejada la consecución del ansiado auditorio, pues se habilitaría el edificio museo con una sala de conferencias o salón de sesiones con capacidad para 300 o 400 personas.

La idea –más mascada de lo que muchos puedan imaginar–, es construir un edificio singular en la zona de los jardines, es decir, frente a la casa consistorial y al lado del puerto.

Estaría, por tanto, "en pleno núcleo del centro", siendo el lugar exacto para instalar ese museo el que ocupa en los últimos años la carpa tipo iglú de la Festa do Marisco.

En el gobierno local, que forman el PP de Miguel Pérez, Aida Filgueira (Alternativa Meca) y Alfredo Bea (Partido Galeguista), parecen plenamente convencidos de las bondades de este proyecto, y aunque oficialmente nada ha trascendido, también parece que la disposición de Portos de Galicia sería total, como lo es el ofrecimiento de colaboración para con O Grove reiteradamente planteado por la conselleira de Medio Rural e Mar, Rosa Quintana, de la que depende el ente portuario citado.

Tanto Rosa Quintana como el secretario xeral de Mar, Juan Carlos Maneiro Cadillo, conocen bien este tipo de demandas existentes en la localidad meca, y no solo por su vinculación al PP, sino por su trayectoria en la consellería, que hizo que acudieran a la villa meca en repetidas ocasiones durante los tres últimos años y pudieran escuchar de primera mano estas y otras muchas reivindicaciones.

Pero no solo ellos, puesto que según se ha podido saber, este proyecto ya fue planteado en algunas de las reuniones convocadas para revisar las evoluciones del pacto de gobierno tripartito, y esto es tanto como decir que también está informado de la propuesta del museo el presidente de la Diputación de Pontevedra y del PP provincial, Rafael Louzán, quien también avalaría esta idea.

Hay que destacar, asimismo, que cuantos apoyan la propuesta creen que "no se matarían dos pájaros de un tiro, como vulgarmente se suele decir, sino que serían muchos más".

Lo que sugieren así es que, en caso de plasmarse este proyecto, O Grove conseguiría una infraestructura muy importante, de ámbito gallego y capaz de atraer turismo y generar ingresos, como sería el museo de la carpintería de ribera.

Pero es que, al mismo tiempo, se estaría dando respuesta a una vieja demanda de este sector, el de las carpinterías de ribera y astilleros, como también se contribuiría a proyectar y enriquecer la imagen de las embarcaciones tradicionales y la cultura marítima. Y en esto, como es bien sabido, O Grove juega un papel trascendental.

El otro gran objetivo sería disponer de un salón de actos o conferencias amplio que haría las veces de auditorio, respondiendo así a una demanda social y cultural que se formula en la localidad desde hace décadas.

Y para terminar de referir los principales objetivos, cabe decir que la construcción de un edifico singular para albergar el museo, que incluso podría tener forma de barco, se convertiría en un elemento más a visitar y en una herramienta añadida para la promoción de O Grove en el exterior.

En definitiva, que los argumentos son todos favorables y el momento parece que también es el mejor, pues el PP está al frente del gobierno local, aunque sea en un tripartito, al igual que lo está al frente de la Diputación, la Xunta y el Estado.

No hay, por tanto, ninguna posibilidad de intromisión o injerencia política por parte de otras administraciones, y si bien es cierto que la crisis no permite grandes desembolsos, también lo es que acometer este proyecto podría significar un ahorro considerable a la Xunta, pues no es lo mismo construir un museo de la carpintería de ribera en otro punto cualquiera de Galicia y un auditorio en O Grove, que hacer un edificio polivalente que de cabida a ambas infraestructuras en un mismo edificio y lugar, en este caso O Corgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario