27 jun. 2014

El señor de las aguas de Carril se llama ´Cortegada´ - Faro de Vigo


El galeón "Cortegada" surca las aguas carrilexas con la isla que le da nombre al fondo.

El señor de las aguas de Carril se llama ´Cortegada´ - Faro de Vigo:
La asociación Rompetimóns de Carril fue una de las pioneras de la ría de Arousa en lo que a recuperación de la memoria marinera se refiere. Su impulso a la vela latina sirvió de punto de partida a los movimientos en defensa de la embarcación tradicional. Hace cinco años y con la ayuda del Concello, Rompetimóns inició un proyecto que concluyó en 2011: la construcción de un galeón como los que servían para transportar mercancías, animales y personas entre O Salnés y Barbanza hasta hace varias décadas. Ahora el "Cortegada" es otro atractivo turístico más de Carril.

En la mente de cualquier persona no demasiado entendida en marinería, un galeón es un navío enorme que participaba en batallas navales y transportaba el oro desde América al Viejo Mundo. En realidad, en las aguas de Arousa los galeones eran bastante más humildes y su misión principal no era la de batallar, sino la de desplazar mercancías, animales y personas de un lado al otro de la ría. A principios del siglo XX, Carril todavía presumía de ser el puerto más importante de la región y de contar con la primera vía férrea construida en Galicia, la que unía la localidad vilagarciana con Cornes (Santiago). En aquellos años, la flota de galeones carrilexos era envidiable, aunque poco a poco fueron siendo sustituidos por embarcaciones más modernas y acabaron por desaparecer en el último tercio del pasado siglo.

Pasaron muchos años hasta que en Carril se volvió a ver uno de estos robustos y seguros barcos atracado en el muelle. Fue en 2011, durante la celebración del Encontro de Embarcacións Tradicionais, cuando se presentó oficialmente el galeón "Illa de Cortegada", navío perteneciente a la asociación Rompetimóns. Miguel Gago, "Pitín, es su presidente y el máximo responsable de que este sueño de los amantes de las embarcaciones tradicionales se hiciera realidad. "Nuestra asociación fue pionera en la ría al recuperar las regatas de vela latina en los años 80", recuerda. "Ahora hay lugares que han apostado muy fuerte por las embarcaciones tradicionales, como es el caso de A Illa y O Grove", admite, "pero yo no recuerdo en los últimos años tantos curiosos en el muelle de Carril como desde que está atracado allí el "Cortegada", presume con orgullo carrilexo.

Aunque la idea de dar forma a este navío fue de Rompetimóns, nada hubiera sido posible sin la aportación económica del Concello. El edil de Medio Ambiente del anterior gobierno era el carrilexo Marcelino Abuín, que contribuyó a hacer realidad esta idea.

El "Cortegada" es una réplica similar a los barcos de antaño, aunque con el toque moderno de disponer de un motor que le permite salir del puerto con mayor comodidad y sirve de alivio en caso de emergencia. Su eslora llega a los "12 metros, con cuatro de manga y unas 14 toneladas de peso". En él "pueden viajar un máximo de 12 personas, según las normas de seguridad en el mar, aunque cabrían más del triple sin forzar". Cuando hay viento, navega con dos velas clásicas sujetas a su único mástil.

Entre A Illa y Carril

Pese a ser de corazón carrilexo, el cuerpo del "Cortegada" tiene acento de A Illa. Allí se construyó el armazón a mediados de 2009, trabajo que duró más de cinco meses. Los dos años siguientes sirvieron para darle el aspecto definitivo y arreglar toda la documentación necesaria para poder surcar las aguas legalmente.

Cuando todo estuvo dispuesto, el galeón comenzó a surcar las aguas arousanas durante el Encontro celebrado en Carril y, después del convenio firmado con el Concello, empezó a servir para realizar visitas por las inmediaciones de la isla de Cortegada.

"Entre 2012 y 2013 transportamos a cerca de 500 personas. La mayoría son turistas de zonas que no tienen contacto con el mar", explica Pitín Gago. "Cuando suben a bordo, si las condiciones son buenas, les dejamos que manejen el timón nos ayuden a colocar las velas. Casi todos se apuntan".

El presidente de Rompetimóns, que actualmente cuenta con unos 80 socios, defiende la navegación a vela. "El silencio que se siente cuando sales del muelle, se apaga el motor y el galeón empieza a moverse solo con el empuje del viento en las velas es algo muy bonito. La gente debería conocer la experiencia".

Y lo cierto es que son muchos los que lo hacen. "Tenemos convenio con el Concello hasta el año que viene. De momento está siendo un gran éxito. En 2013 hubo 150 solicitudes para pasear en el "Cortegada" en apenas una hora y media. Al final viajaron las personas que se inscribieron antes". Este año la política de Ravella es diferente. "Se realiza un sorteo entre todos los inscritos y los elegidos pueden disfrutar de un viaje de dos horas de duración por detrás de Cortegada y hacia Rianxo".

Este verano hay un total de 18 viajes programados con 12 personas cada uno, incluyendo a la tripulación. Pero el "Cortegada" se mueve mucho más. "Cuando hace buen tiempo participamos en regatas de embarcaciones tradicionales y a veces colaboramos con asociaciones que nos lo piden".

Este fue el caso de la Anpa del colegio A Lomba, que organizó junto a la directiva del centro un "desembarco pirata" en la playa de A Compostela para celebrar el fin de curso. "Somos una asociación sin ánimo de lucro, pero nos gusta ayudar cuando podemos. Para el desembarco llevamos también un bote por culpa del escaso calado del agua en esa zona, aunque al final había el suficiente para navegar con soltura", relata Pitín Gago. "Algunos niños pensaron que era real y se echaron a llorar, pero todos nos lo pasamos muy bien".

"Navegar en este galeón es una experiencia tranquila para disfrutar del mar. Es un barco "mangudo", ancho y fuerte, no rápido", puntualiza "Pitín" Gago, a quien se puede ver muchos días de verano en el muelle cuidando del que ya se considera como el señor del mar de Carril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario