13 ago. 2012

El litoral moañés acogió la elegante singladura de 17 embarcaciones añejas - Faro de Vigo

 ELENA M. - MOAÑA La brisa marina ayudó a que la ría de Vigo se tiñera de pequeñas velas blancas que ayudaron a realizar un viaje al pasado. Las naves añejas fueron ayer el centro de atención de bañistas y vecinos, que contemplaron desde diferentes puntos de Moaña cómo el viento acariciaba con suavidad los mástiles de las 17 embarcaciones tradicionales que participaron en el encuentro, promovido desde la asociación recreativa y cultural Sueste. El litoral de O Con revivió una época pasada, en la que la pesca tradicional formaba parte de la vida diaria del municipio y representaba el sustento de cientos de familias.
Las embarcaciones tradicionales desplegaron sus velas por la ría de Vigo.  // Carmen GiménezMientras que algunos amantes de la tradición soltaban amarres para iniciarse en un baile por las olas, decenas de curiosos contemplaban el movimiento de otras embarcaciones, que lucían con brío sus mejores galas. El viento no impidió que esta pasarela de belleza antigua salpicara de recuerdos pasados la costa. Aunque estaba previsto que participasen quince embarcaciones, dos patrones decidieron unirse al evento durante la mañana. "Fue una alegría ver que por sorpresa aparecieran otros participantes, cuantos más seamos, mejor para nosotros y también para los que están viendo", comenta un marinero antes de lanzarse al mar. Gracias a esta improvisada colaboración, la singladura fue más numerosa que el pasado verano.
Ningún bañista o caminante se quedó indiferente al contemplar el encuentro naviero con tintes añejos, que es el único que sobrevive en la ría de Vigo. Mientras algunos admiraban este desfile marinero desde tierra, los miembros de las tripulaciones aprovecharon los escasos rayos del sol para broncearse en un entorno paradisíaco.
Galeones, racú, dornas y botes polbeiros fueron algunos de los buques que más llamaron la atención de los transeúntes. Durante su estancia en el mar, los improvisados marineros recorrieron diferentes puntos emblemáticos de la villa, como el entorno de Samertolaméu o las cercanías del muelle de A Mosqueira. La ruta supo a poco a los amantes de la tradición, que procuran mantener a flote lo que fue una forma de vida y acabó por convertirse en una afición gracias a la que se mantienen vivos decenas de buques, auténticas joyas en madera.
Tras el espectáculo, las tripulaciones repusieron fuerzas en el astillero de la propia asociación y, acto seguido, volvieron a su medio favorito por excelencia: el mar. A pesar de que las condiciones meteorológicas no fueron del todo satisfactorias, los patrones no dudaron en salir a la ría para disfrutar de la combinación de blancas velas y mar, un recuerdo único del pasado.
Competición de nadadores
El mar continúa siendo el elemento protagonista durante la primera quincena de agosto. La travesía a nado do Fisgón atrajo ayer a más de un centenar de nadadores. En esta segunda edición Pablo Roi Balsa, Lucas Escáneo, Roberto Pazos, Sandra Presas, Nuria Mutilba y María José Marqués fueron los más rápidos.
Las actividades de la programación cultural promovida por el Concello "Sabores da Ría" afronta su recta final. Los buques de Nabia planifican sus últimas rutas para observar in situ la actividad mejillonera de la mano de auténticos profesionales. Además, cerca de 30 restaurantes y taperías del municipio ofertan suculentos platos de productos marinos para que vecinos y visitantes puedan comprobar la creatividad de los hosteleros moañeses.

Reibón acoge hoy la fiestas del marisco de la ría
La fiesta gastronómica "Sabores da Ría" llega hoy al CEIP Reibón de Moaña para poner a disposición de los usuarios las mejores delicias del mar. Vecinos y visitantes podrán degustar diferentes platos de alta calidad por un módico precio. Esta nueva alternativa culinaria nace para dar continuidad a la antigua "Festa do Naseiro", con la que se logró obtener muy buenos resultados. El marisco también es el protagonista de esta celebración, con la que se pretende homenajear a los profesionales que con su trabajo permiten que cientos de personas degusten productos exquisitos. Desde la organización esperan cosechar muy buenos resultados, al igual que en la pasada Festa do Mexilón.

La tripulación del "Andami" consigue el primer puesto del campeonato de Aferróns, que reunió a 32 pescadores
La competición de pesca es uno de los clásicos dentro de la agenda de "Sabores da Ría". Pintos y fanecas fueron las especies que más abundaron en la novena edición del campeonato de pesca deportiva de Aferróns, en el que resultó victorioso Carlos Juncal, marinero del buque "Andami". Este pescador reunió más de 17 kilos de captura, con un resultado de 140 puntos. En segundo lugar quedó la tripulación del barco "Maribelen", con 103 puntos y casi 13 kilos de captura, seguidos de cerca por el "Serena uno", que se clasificó como primero el año pasado y que obtuvo 100 puntos en esta ocasión.
Al igual que la pasada edición, el buen tiempo acompañó. Cabe destacar que la directiva del campeonato no solo valora la cantidad de capturas, sino también las especies. El choco, pulpo y lubina son mucho más valoradas que los múgeles o las fanecas. No obstante, en el cómputo general hubo una amplia variedad de pescados recién extraídos del mar.
Desde la asociación aseguran que no hay perdedores, por ello premian a todos los participantes con algún obsequio. Además, se hace un detalle especial a los participantes de mayor y menor edad. En la entrega de trofeos estuvieron presentes el alcalde de Moaña, José Fervenza, junto a otros miembros de la corporación local.
Tras las pertinentes pesadas, los participantes se reunieron para degustar algunos productos típicos de la gastronomía gallega, como mejillones, tortilla o empanada de choco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario