30 ago. 2013

Náutico Boiro y Club Classique de La Rochelle piensan en hermanarse


Imagen incluida en el vídeo del Concello.

Náutico Boiro y Club Classique de La Rochelle piensan en hermanarse:
Muchas son las afinidades entre el Náutico de Boiro y el Club Classique de La Rochelle, en Francia, y estas se han reforzado durante la estancia de medio centenar de integrantes de la entidad gala en tierras boirenses. La sintonía es tal que ambos clubes piensan en hermanarse, según manifestó ayer el presidente del Náutico Boiro-Marina Cabo de Cruz, Manuel Fajardo.
Los regatistas de Normandía participaban en un campeonato por aguas del Atlántico y recalaron en la localidad crucense para resguardarse del temporal. No fue una elección casual, ya que el Náutico de Boiro es uno de los dos existentes en la ría de Arousa que pertenecen a la Asociación Galega de Embarcacións Clásicas. Si algo tienen las naves de la delegación gala es carácter clásico.
Fueron recibidos por todo lo alto y, desde luego, tuvieron ocasión de recorrer algunos de los bellos paisajes de la comarca y del término boirense.
El regidor, Juan José Dieste, hizo de anfitrión y preparó una intensa agenda que se desarrolló durante la jornada del martes. También el presidente del club boirense, Manuel Fajardo, estuvo con los invitados todo el tiempo que pudo.
Asteleiros Triñanes
Entre las paradas hubo una en Asteleiros Triñanes, donde pudieron seguir en directo la fabricación de barcos artesanales en madera. Los franceses quedaron gratamente sorprendidos y descubrieron que, al igual que ellos, en Boiro también se mima la carpintería naval tradicional.
Posteriormente, acudieron a Neixón y visitaron el centro arqueológico. Acto seguido, la expedición náutica se subió al mirador por excelencia: A Curota, desde donde pudo contemplar una espectacular panorámica de la ría arousana. También con esta visión quedaron fascinados. En la recta final de este recorrido se incluyeron Praia Xardín y la oficina de turismo.
Entre ayer y hoy, el grupo emprendió el regreso a la Rochelle. Sin embargo, algo de ellos se queda aquí. Para empezar, su barco insignia: Khayam, diseñado en 1940, de 19 metros de eslora y construido en madera de ébano, un titán que ha realizado rutas transoceánicas. Otras tres embarcaciones permanecerán hasta mediados de septiembre amarradas en los pantalanes de la Marina Cabo de Cruz, para que puedan ser contempladas por los amantes de la náutica y por los curiosos.
Los lazos entre La Rochelle y Boiro seguirán estrechándose porque el Concello de Boiro participará en el encuentro de embarcaciones tradicionales que tendrá lugar en septiembre y exhibirá allí un vídeo para promocionar la náutica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario